• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Febrero 8 de 2019

Vestido y en su sano juicio

Muchos disfrutan la libertad, pero hay miles que sufren la esclavitud

en sus vidas privadas.

Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa,

a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo,

y cómo ha tenido misericordia de ti.

Marcos 5:1-20

¿Por qué crees que la gente rogaba a Jesús que abandonara su región? La lectura dramática de hoy muestra a Jesús rescatando a un hombre que había sido esclavo. La visita de Cristo a “el otro lado del lago de Galilea” (v1) era muy significativa. La región oriental de Decápolis (v20) era pagana, rica, supersticiosa y mirada por los demás con una mezcla de temor y fascinación. La llegada de Jesús era como una fuerza liberadora. Pero pronto fue resistida por un hombre poseído por demonios. Una amenaza a sí mismo y a los demás, era una ilustración de la esclavitud a la cual Satanás somete a muchas personas. Pero Jesús, el Hijo de Dios, y en breve conquistador de la muerte por su propia muerte, expulsó a los malos espíritus. Los habitantes del lugar encontraron a la víctima vestida y en su sano juicio (v15).

La historia se repite a menudo en nuestros días. Los poderes que enceguecen las vidas no toleran a Jesús. En su nombre, usando la Palabra de Dios, la oración y la ayuda de amor, los cristianos pueden ver la liberación de hombres y mujeres esclavizados por el pecado.

Oración:

Señor, Tú sabes que a veces mi fe es débil. Ayúdame a recordar que Tú eres más grande que cualquier situación difícil.

Reflexión:

¿Cómo se evidencia tu paciencia mientras esperas en la voluntad de Dios? ¿Tiendes a querer “torcer” el brazo de Dios? ¿Descansas pacientemente en Su voluntad? Lleva tu necesidad a Él, y espera en Él.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Comments

comments

Translate »
Share This