• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Julio 2 de 2019

Soy un Mensajero

Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén.

Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Escribe las cosas que has visto,

y las que son, y las que han de ser después de estas.

Apocalipsis 1:9-20

El Apóstol Juan, a diferencia de los demás apóstoles que murieron martirizados en el curso de su ministerio, fue el único que permaneció para serle revelado el camino que había tomado la fe durante la expansión de la Iglesia en el primer siglo y advertir a las congregaciones de entonces para que regresaran de sus tempranas desviaciones y mantuvieran su esperanza de vida eterna, a la cual habían sido llamados por su fe en el Cristo victorioso. Algunos comentaristas consideran que el mensaje fue dirigido estrictamente a las siete iglesias mencionadas, pero otros creen que abarcaba la cristiandad en general. De hecho, hoy el mensaje de Apocalipsis exhorta y afirma la fe de los cristianos en todo el mundo.

El mensaje de las Sagradas Escrituras no puede quedar encerrado en la mente y el corazón de los creyentes y ni siquiera en la congregación. El Libro de Apocalipsis y esta porción en especial, nos exhorta como lo hizo el Espíritu con el Apóstol Juan, a hablar de lo que hemos visto. Jesús mismo se presenta en toda su santidad, con ojos de juicio y exhibiendo su Palabra como una espada, la cual debía ser usada como fundamento para “cortar” profundamente el origen de todas las actitudes pecaminosas en las que la Iglesia había empezado a caer y recordarles a qué habían sido llamados, el precio de su rescate y la herencia que por su fe en Él les estaba reservada.

Guía de Oración

Señor, gracias por escogerme como siervo para llevar tu mensaje por doquier.

Reflexión

¿Comparto la Palabra de Dios con otros? ¿La Palabra de Dios me “corta”? ¿Cómo uso la Palabra de Dios para ayudar a otros?

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Comments

comments

Translate »
Share This