• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Marzo 15 de 2019

La Familia y la Oración

Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.

Marcos 1:35-45

El día anterior Jesús trabajó hasta tarde en la noche, sanando y echando fuera demonios. Esto sin embargo no fue impedimento para madrugar y buscar la presencia de Dios en oración. Marcos nos muestra cómo Jesús ejerce disciplina en su propia vida y la importancia que tiene la oración para él. Se le atribuye a Martín Lutero la frase “hoy tengo tanto que hacer, que si no oro dos o tres horas no lograré hacerlo todo.” Todo ministerio, por insignificante que parezca se basa en la disciplina de oración.

Otro hecho fundamental en la vida de Jesús fue su tremenda sensibilidad y trato con los parias de su época, los leprosos. Con sencillez se relata un hecho muy asombroso. Este hombre leproso simbolizaba todo lo malo. Su enfermedad le imponía un estigma, le distanciaba de todos. Sin embargo Jesús “se deja tocar” (tiene misericordia de él) y lo toca físicamente al tiempo que accede a su petición de sanidad. Resulta compresible por qué este hombre no pudo dejar de hablar sobre lo ocurrido en su encuentro con Jesús.

Oración:

Señor, desarrolla en mí los hábitos necesarios para un buen servicio a tu nombre.

Reflexión:

No importa cuán ocupados estemos, hay prioridades como la oración, que son insustituibles. Revisemos al interior de la familia ¿Qué lugar ocupa en cada uno la oración? ¿El servicio a los demás se origina en la misericordia? ¿Qué es misericordia?

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Comments

comments

Translate »
Share This