• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Junio 14 de 2019

La Familia y el Libro de Proverbios

En las muchas palabras no falta pecado;

Mas el que refrena sus labios es prudente.

Proverbios 10:19

Nos encontramos frente a una de las recomendaciones más importantes que Dios nos hace a lo largo de su palabra: refrenar la lengua. Recordemos lo que dijo el Señor Jesús en Lucas 6:45 “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca”. Es en el corazón donde surgen los problemas y es la boca el medio que utiliza para contaminar o bendecir a quienes la escuchan, de allí surge la advertencia: “en las muchas palabras no falta pecado”.

A la luz de palabra, pidámosle al Espíritu Santo que nos examine y nos ayude para encontrar prudencia en refrenar los labios:

  • Escuchar antes de responder: “…pronto para oír, tardo para hablar…” (Santiago 1:19)

Al que responde palabra antes de oír, Le es fatuidad (arrogancia) y oprobio (vergüenza). (Proverbios 18:13)

  • Pensar para responder: “El corazón del justo piensa para responder; Más la boca de los impíos derrama malas cosas.” (Proverbios 15:28)
  • El callar esta asociado con sabiduría, entendimiento y prudencia: “Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido. (Prov 17:28)
  • El que mucho habla tendrá calamidad: “El que guarda su boca guarda su alma; Mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad.”(Proverbios 13:3)

Recomendación final: Oren como familia con esta palabra:

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

Efesios 4:29

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Comments

comments

Translate »
Share This