• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

del cual yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según la operación de su poder.

Efesios 3:7

Solo podremos tener más de Dios en la medida de que Él tenga más de nosotros. Al entregar tu voluntad y rendirte a la obra del Espíritu Santo, podrás ver que tu futuro será de Gloria.

El hecho, que el poder de Dios acompaña su voluntad remueve el temor de escucharlo y hace que la obediencia a su voluntad sea una oportunidad para confiar. Confiamos, escuchamos y soltamos el control para que Dios pueda trabajar por medio de nosotros.

La voluntad de Dios está basada en su poder. El poder de Dios es lo que propulsa la misión a la que nos ha llamado. Sin importar a dónde nos dirijamos, nosotros no proveemos el poder; es suyo. El Espíritu de Dios nos propulsa.

Oremos:

Espíritu Santo, guíame en tu perfecta voluntad, cada día para que tu nombre sea glorificado y los que no te conocen puedan creer y confía en ti. Que mi voluntad no sea un obstáculo, para tu obra en cada uno de nosotros.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Comments

comments

Translate »
Share This