• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones.

Efesios 1:15 – 16

¿Alguna vez ha observado que agradecer y dar van de la mano? La gratitud tiene un resultado natural: lleva a la acción. Cuando estamos agradecidos, vemos oportunidades de servir a los demás y compartir el amor que Dios les tiene. Hoy, leímos acerca de los resultados de la gratitud de Pablo. Su corazón agradecido produjo acción. La respuesta inmediata de Pablo fue orar por la iglesia de Éfeso. Él estaba agradecido por ellos y quería que crecieran más cerca de Dios.

Uno de los regalos más efectivos que podemos darle a otra persona es el regalo de la oración. Puede parecer el menor esfuerzo, pero Dios ve la oración como un acto esencial de servicio a los demás. Es esencial enseñarles a nuestros hijos el valor de la oración y luego ejemplificar su importancia en nuestra familia.

 La oración es el resultado de un corazón agradecido.

Oremos:

Padre Celestial, que mi corazón agradecido no se quede paralizado. Quiero que mi agradecimiento resulte en dar. Que pueda transmitir Tus bendiciones a los demás, incluyendo a mis hijos. Dame un corazón de oración para ellos y también ayúdame a edificarlos hoy. Que sus vidas sean impactadas por mi corazón agradecido.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Comments

comments

Translate »
Share This