• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Marzo 18 de 2020

Fe en Dios

Sólo la obra sobrenatural de Dios puede llevarnos por el camino de la fe.

¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.

Génesis 18:1-15

En la lista de Hebreos 11, aparece el nombre de Sara (v.11). Ella dio a luz fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido. Sin embargo, su fe no siempre tuvo la misma intensidad. Pensemos en tres momentos de este proceso de madurez:

Hubo un momento de incredulidad.    Su risa demostró que no creía posible lo que oía (v.12-13). Pero era creyente en Dios. ¿No nos sucede que en ocasiones nos resistimos a aceptar las promesas de Dios por considerarlas utópicas? Pero la fe está allí. Es incipiente incluyendo el elemento de la duda y la incredulidad.

Hubo un crecimiento en la fe. Sara avanzó en su fe y se produjo el milagro. Su esterilidad fue curada por Dios y pudo llegar a ser madre. La bondadosa reprensión de Jehová a Sara por medio de Abraham (v.13-14), seguramente sirvió para que reaccionara y se despertara en ella la confianza en la promesa divina. Dios habla a sus hijos, los reprende y los instruye para afirmarlos, fortalecerlos y desarrollarlos en la fe.

Hubo una fe madura. El testimonio de Hebreos 11:11 a favor de Sara es que creyó. Su fe soportó las pruebas y se enriqueció. Dios quiso destacar esta fe en la carta a los Hebreos.

Oración:

Señor, Tú me conoces muy bien. Ayúdame en mi incredulidad.

Reflexión:

¿Cómo has cumplido con tu responsabilidad de pasar a la futura generación tu fe en Dios? ¿Cómo es tu vida de oración? ¿Oras por otras personas de manera sistemática? ¿Tienes la pasión de Abraham para orar a favor de otros?

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Yahoo Mail
  • LinkedIn
  • Gmail
  • Myspace
  • Blogger

Comments

comments

Translate »
Share This